Historia del club

Breve reseña histórica

Club Deportivo Estrellas 2000 Urabá

El club se gestó a finales de la década de los años 70s del siglo XX en el municipio de Turbo, república de Colombia, promovido por personas filantrópicas como Jaime Delgado (médico), Herman Cuesta (docente), Eugenio Copete (docente), quienes iniciaron campeonatos de fútbol infantil como estrategia recreativa, inicialmente en al escuela San Martín de Porres, convocando equipos de barrios y de establecimientos educativos y sin buscarlo, surgieron jugadores en inicios de los 80s como Luis Carlos Perea, John Tréllez, Carlos Castro Herrera, los hermanos Geovannis y Fracnisco Cassiani, Eudalio Arriaga, entre otros que fueron estrellas del fútbol nacional.

En los pasados años 80s el club fortaleció más la participación de los menores futbolistas en los campeonatos locales, convirtiéndose en el principal medio de sana ocupación del tiempo libre en época de paz, con beneficios para un promedio anual de 24 equipos y 480  niños beneficiarios directos por año.

Esa década arrojó la consecución del título del Ponyfútbol en 1987 en Medellín. La década de los 90s, con la tendencia violenta que caracterizó la región de Urabá, el club prosiguió la organización de campeonatos pero de manera incrementada y estableciendo varias categorías entre los 9-10, 11-12 y 13-14 años de edad, con promedios de 800 menores en edad escolar beneficiados con el manto filosófico de convocar a los menores a jugar fútbol y trascender a las ciudades, en contrapeso al auge de las aventuras de “polizones” que los jóvenes del puerto de Turbo realizaban en las travesías de los barcos bananeros hacia los Estados Unidos de América.

A mediados de la década de los 90s arrecia la violencia en Urabá y el fútbol se convierte en una alternativa de vida y en la mejor imagen de la zona al ganar los campeonatos de Ponyfútbol de los años 1995 y 1997 representando a Urabá y generando una gran movilización de aficionados mediante las transmisiones de TV en directo de los partidos, notándose especialmente en enero de 1997 la disminución de muertes, pues la atención la colmaba la pantalla chica en hogares y heladerías viendo unos chicos propios triunfar en la ciudad.

Desde 1997 iniciamos participación en la Liga de Fútbol de Antioquia radicando dos equipos en la ciudad de Medellín y el club es pionero de viajes a otras ciudades colombianas a cumplir invitaciones de torneos vacacionales sumando triunfos en Barranquilla, Montelíbano y Medellín, a partir de la década del 2000. La década del 2010 inicia un nuevo horizonte: impulsar escuelas socio deportivas en sitios rurales donde no llegan los servicios de la enseñanza especializada del fútbol con el propósito de ayudar en la permanencia escolar y promover la paz.

En 1998, con motivo de haber impulsado el título del Ponyfútbol en enero de 1997, además del título departamental de Juegos Intercolegiados categoría A, Indeportes Antioquia nos otorgó el máximo reconocimiento del departamento: Nutibara de Oro.

El club realiza su labor mediante donaciones generalmente en especie procedentes de sus socios aportantes, de entidades comerciales e institucionales, pero fundamentalmente apoyado en la estrategia de la autogestión de los padres de familia que entienden las fortalezas del programa de fútbol como medio formativo de sus hijos. De igual forma recibe apoyo institucional del ente deportivo municipal mediante la cesión de escenarios deportivos, y en 2013, Indeportes Antioquia apoyó la participación en el Campeonato Nacional Interclubes de la Federación Colombiana de Fútbol, con motivo de la puesta en servicio del estadio JJ Tréllez del municipio de Turbo.